Tokio 2021: se acercan los juegos y las jugadas

Como es sabido, los Juegos Olímpicos de Tokio ya deberían ser una historia del pasado. Lo que tendría que quedar de esa competencia son las anécdotas, las medallas, las glorias y las ganancias de quienes deciden realizar una apuesta online. Sin embargo, la pandemia global obligó a la postergación de los mismos y en algunas semanas serán inaugurados. Un año después de su fecha original y sin público extranjero se acerca la competencia más popular del mundo.

Junto a la apertura del torneo, se habilitan las apuestas deportivas que lo rodean. Es que depositar dinero con la esperanza de que tal competidor, país o equipo resulte victorioso, ya no es exclusivo del Super Bowl, del fútbol soccer o de las peleas de boxeo. Hace algunos años están habilitadas para las competencias olímpicas y se subdividen en un interesante catálogo de categorías, deportes y otras formas de apostar.

¿Cómo se puede apostar en las Olimpíadas?

Las apuestas en torno a los Juegos Olímpicos comenzaron en 2016, pero están ganando popularidad poco a poco. Como todo lo nuevo, al comienzo quizás genere cierta cautela. Sin embargo, la variedad de opciones y categorías para jugar dentro de una competencia olímpica es tan variada que está llamando la atención de los apostadores. 

Depositar la confianza en un atleta en particular, o en un país en general, no solo es una tentación a la suerte, sino que puede resultar muy entretenido. Los juegos milenarios ofrecen esta alternativa dentro del universo de las apuestas deportivas, algo que no todos los deportes son capaces de brindar. 

Entre las actividades disponibles se encuentran las de velocidad, como triatlón, ciclismo, natación, vela y remo. Las artes marciales, por ejemplo, el boxeo, el taekwondo, el judo o la esgrima. Las de pelota, como el rugby, el básquet, el fútbol o el tenis y, por supuesto, las de atletismo y fortaleza, como la gimnasia o el levantamiento de pesas. Además, existe la opción de apostar en los Juegos Olímpicos de Invierno, en los que se agregan disciplinas como patinaje artístico sobre hielo, hockey, esquí o snowboarding.

Pero, más allá del tipo de deporte, lo importante es conocer a qué, a quién o a quiénes se les va a depositar la confianza. Algunas de las formas más comunes es jugar por medalla, es decir, apostar qué competidor específico se hará con el bronce, la plata o el codiciado oro. Otro estilo es la apuesta por país. En este caso, hay que arriesgarse a descifrar qué país acumulará más medallas: seguramente Estados Unidos y China paguen menos.

Una forma más es la apuesta por jugador o equipo ganador, en la que se debe arriesgar por un competidor individual o un conjunto completo, en el caso de deportes grupales, el cual se cree que ganará un reto específico. Por último, también existe la opción de jugadas más clásicas de las apuestas deportivas, como las simples y las combinadas.

En vísperas de una nueva competencia internacional, la cual se va a desarrollar con algunas características insólitas, debido a la situación de salud, lo mejor es conseguir una casa de apuestas de confianza, registrarse con tiempo y analizar bien qué deportistas o países tienen más posibilidades de llegar al podio.

Conectados

Para seguirnos con las mejores noticias en idioma español puedes seguirnos en las siguientes redes sociales.

Artículos relacionados