Simone Biles y el Gold Over América

La vida de la gimnasta Simone Biles no conoce términos medios. Anunciada como la gran estrella de los Juegos de Tokio 2020, una crisis mental fruto de la presión acumulada frustró sus expectativas olímpicas. Su imagen salió reforzada gracias a la franqueza con la que abordó el episodio. Recientemente tuvo que revivir en una comparecencia ante el Senado de su país uno de los episodios más traumáticos de su vida: los abusos sexuales de que fue víctima por el doctor Larry Nassar, al igual que decenas de gimnastas del equipo estadounidense a lo largo de los años.

Días después, Biles fue una de las sensaciones de gala anual de moda del Metropolitan Museum luciendo un vestido confeccionado con cristal de Swarovski y que pesaba 40 kilos, casi más que ella. Y en las próxima horas emprende una gira por 35 ciudades con el espectáculo gimnástico Gold over América (Oro sobre América) a mayor gloria suya.

Athleta, sustituye a la que tradicionalmente montaba la federación estadounidense, USA Gymnastics, en los años olímpicos para explotar económicamente el éxito de sus gimnastas. Comenzó en 1996, tras los Juegos de Atlanta, pero ese acuerdo saltó por los aires cuando se empezó a conocer el encubrimiento de los abusos de Nassar llevado a cabo por el expresidente de USA Gymnastics Kerry Perry, detenido y procesado por oculación de pruebas. Ninguna gimnasta quiso seguir lucrando a un organismo que había desprotegido a sus deportistas.

Biles, una de las más críticas con USA Gymnastics, tomó el relevo y fue el banderín de enganche de la nueva gira, a la que se han unido todas sus compañeras del equipo olímpico salvo la campeona individual, Sunisa Lee, ocupada en su participación de la nueva edición de Bailando con estrellas. También cuenta con las excampeonas mundiales Morgan Hurd y Chellsie Memel y otra campeona olímpica por equipos en Río, Laurie Hernández, entre un elenco de gimnastas internacionales. Por primera vez no incluye a hombres.

‘Gold over América’ barrerá los Estados Unidos de oeste a este, comenzando por Tucson (Arizona) y finalizando el 7 de noviembre en Boston, con actuaciones casi diarias en las que se mezcla la gimnasia con ese concepto de ‘show’ que dominan como nadie los americanos. «Quise contribuir a crear un espectáculo que celebra el puro placer de actuar», ha destacado la gimnasta.

Exenta de la tensión implícita a la alta competición, Biles y las gimnastas que la acompañan podrán disfrutar, sentirán la ola de admiración deportiva y la solidaridad que han despertado en la sociedad como víctimas directas algunas de ellas y representantes de un colectivo que denunció uno de los mayores escándalos del deporte mundial.

Gracias a https://co.marca.com/



Conectados

Para seguirnos con las mejores noticias en idioma español puedes seguirnos en las siguientes redes sociales.

Artículos relacionados