Nadia y su 10 perfecto

0
132

Fue un 12 de noviembre de 1961 cuando nace en Onesti, una pequeña ciudad rumana en Europa del este, Nadia Comaneci. De complexión delgada pero fuerte, con una flexibilidad por encima de los estándares, con un talento y elegancia natural para la Gimnasia que deslumbraría al mundo.



Fue descubierta por Marta y Bela Karoly, la pareja de entrenadores que estaba a punto de ser la más exitosa de todos los tiempos, en el gran mundo gimnástico.

Se convirtió a los 14 años en Campeona Olímpica All Around, venciendo no solo a las leyendas rusas Ludmila Turísheva, Olga Korbut y Neli Kim, también a la tecnología de ese entonces, ya que las pizarras electrónicas no estaban preparadas para una calificación perfecta de 10 puntos.

Luego de una rutina en barras asimétricas que dejó embelesados a los 20,000 asistentes al Forum de Montreal y a las mismas jueces, apareció en el marcador la calificación de 1.00, lo que no entendía nadie, hasta que la Juez en jefe tuvo que aclarar a los Karoly que ¡en realidad se trataba de un 10! Lo que siguió a ese momento fue la locura en el estadio, una especie de frenesí desbordado, para festejar la perfección con cuerpo de niña, una página dorada en la historia no solo de la gimnasia, sino del olimpismo en su conjunto.

Participó en dos Juegos Olímpicos (Montreal 76 y Moscú 80), ganando un total de 9 medallas: 5 de oro, 3 de plata y 1 de bronce. Además, fue Campeona Mundial de Viga y por equipos en Estrasburgo 1978 y medallista en Fort Worth 1979 y triple Campeona Individual Europea en 1975, 1977 y 1979.

La razón de la desaparición del ’10 perfecto’

“Nadie como Nadia” era la frase más conocida en los años setenta, quién además inspiró a músicos y cineastas para contar una historia tan exitosa como increíble, pues no estuvo exenta de maltratos y abusos. En aquel entonces se competía con un código de puntuación cerrado, es decir, se podía obtener un máximo de 10 puntos en cada uno de los aparatos.

Esto cambió casi a principios del siglo XXI ya que desapareció el sistema viejo y se introdujo uno nuevo, completamente abierto a la dificultad, lo que quiere decir que se podían alcanzar notas más altas, de acuerdo a la complejidad de los ejercicios. Esto quiere decir que el famoso ’10’ ya no se otorga porque hubo un cambio de puntuación debido a que después de Nadia Comaneci, muchas gimnastas comenzaron a sacar dieces.

Además, con los avances de la tecnología en los aparatos, los elementos de dificultad comenzaron a aumentar y el código viejo ya no respondía a las nuevas necesidades de evaluación.

Es por esto último que Simone Biles actualmente puede alcanzar notas por arriba de los 15 puntos, llegando incluso a los 16 puntos en cada uno de los aparatos (salto, barras asimétricas, viga de equilibrio y manos libres), sin embargo, la perfección y alta estatura artística de Nadia quedarán grabados en la memoria de todo el mundo, no solo por su belleza y talento, también por ser una de las mejores gimnastas de todos los tiempos.

 

Gracias a Luis García es analista de gimnasia para Claro Sports y Marca Claro.