sábado, abril 13, 2024

Mariana Laudinot López un gran cambio por amor a la gimnasia

A pesar de sus tiernos 11 años, la vida de Mariana Laudinot López podría ser fácilmente el guion de una película inspiradora, donde la protagonista desafía las adversidades para alcanzar la grandeza.

Originaria de la provincia de Cienfuegos, en el corazón de Cuba, Mariana se enamoró de la gimnasia artística desde temprana edad. Sus primeros pasos en este deporte los dio bajo la tutela de las entrenadoras Bellamys Barceló y Katia Ramírez, a quienes recuerda con gratitud: «Les debo parte de lo que he logrado hoy».

Karina, su madre, y Lérida, su abuela, han sido pilares fundamentales en su desarrollo como gimnasta. «Nunca me han faltado su apoyo. Han estado ahí para mí, al igual que mi papá, quien desde Cuba, a través del teléfono, nunca deja de animarme», enfatiza Mariana.

Lérida, arquitecta y ferviente admiradora de Martí, reside en Las Vegas desde hace casi una década. En abril de 2022, tuvo la alegría de recibir a su hija junto a su nieta.

Karina explica el arduo viaje que emprendieron desde Cuba hasta Estados Unidos: «Salimos de Cuba en lo que muchos llaman la ‘travesía’. En un mes atravesamos cinco países. Fue extremadamente difícil, pero no nos rendimos. Ver a mi mamá y abrazarla al llegar a este país compensó todo lo que pasamos».

Mariana se inscribió en la escuela primaria Pat A. Diskin Elementary, donde cursa el quinto grado, y junto a su madre buscó un gimnasio donde pudiera continuar con su pasión por la gimnasia artística.

«En la gimnasia artística, competimos en viga, piso, salto y barra asimétrica, además del ‘all around’ para quienes se desempeñan en todos los aparatos», explica Mariana.

Hasta el momento, ha participado en cinco competencias, acumulando 24 medallas de oro y una de plata. Un récord impresionante para su corta edad.

Su madre lleva un registro meticuloso de sus logros: «Ha competido en eventos como el Candy Cane Classic, Lady Luck en el hotel y casino Paris, el torneo Vegas Cup en Horseshoe Las Vegas, Heart of a Champion en Pasadena, California, y en Viva Las Vegas… Bajo la dirección de la entrenadora Stephanie, ha ganado todas las medallas de oro», dice con orgullo.

Mariana reflexiona sobre la diferencia entre sus entrenamientos en Cuba y en Estados Unidos: «En Cuba entrenaba de lunes a viernes, seis horas al día. Aquí solo entreno tres horas en tres días a la semana. El rigor era mayor en Cuba, solo estudiaba y entrenaba. Lo aprendido en Cienfuegos me ha ayudado mucho. Ahora estoy perfeccionando mis habilidades y estoy agradecida con todas mis entrenadoras».

Sobre sus aspiraciones futuras, Mariana menciona: «Me gusta mucho la matemática. Voy avanzando poco a poco con el inglés. Mis metas incluyen ir a la universidad, estudiar una carrera y representar algún día al equipo de Estados Unidos en gimnasia. Sería un sueño hecho realidad… venir en la ‘travesía’ y, gracias al esfuerzo, al talento y al trabajo de mis entrenadoras, competir por este país».

Noticias relacionadas

Últimas noticias