La ‘golden girl’ de Tingui

0
381

vargas_hijaLas medallas conquistadas por Luis ‘Tingui’ Vargas a lo largo de su carrera de 24 años- la cuales no fallaba mencionar a cada rato con orgullo- pasaron a segundo plano.

Su nueva presea de oro llegó hace un mes.

A un año de su retiro, el exgimnasta atraviesa por el mejor momento de su vida junto a su esposa, la publicista Aixa Raquel Romero, con la llegada de su primogénita Zoé Raquel.

Vargas abrió las puertas de su hogar en Trujillo Alto  aELNUEVODIA.COM para conocer a la pequeña  que lo tiene- como a cualquier padre- en lo más alto del podio.

Curiosamente, el múltiple medallista de los Juegos Centroamericanos y del Caribe y Juegos Panamericanos no lucía cansado. Aún conserva la rutina de atleta de alto rendimiento de levantarse temprano como solía hacer para entrenar,  ahora una ventaja para atender a su adorada niña.

Se puede decir que su vida como deportista lo entrenó para el momento en que se convertiría en  padre.

¨Ha sido una transición¨, dijo Vargas junto a su nueva familia. “El hecho de adaptarse a la llegada de un bebé no es fácil para nadie. Hay que meter mano como quien dice. Pero llegó en un buen momento con mi retiro. Triste hubiera sido que llegara cuando estaba activo y viajando. Perderme los primeros meses de la vida de mi hija. Llegó en el momento perfecto”, agregó.

Zoé Raquel arribó al mundo el pasado día de Año Nuevo, el primer retoño entre los denominados ‘Golden Boys’, luego de un largo parto de 16 horas que requirió cesárea.

Romero contó que Vargas se ganó el primer lugar al ser su fuente de apoyo en todo el proceso.

“No sé qué me hubiera hecho sin él a mi lado”, recordó la joven madre.

El exolímpico de 31 años, por su parte, catalogó la experiencia como única, incomparable con el sentir de los viajes que realizó por el mundo más lo logros cosechados que lo convirtieron en uno de los mejores gimnasta en la historia de Puerto Rico.

“Estaba listo para esto momento. Pero una vez ella salió me congelé y comencé a llorar. Luego respiré profundo como hacía en la gimnasia y pude seguir. Esto hay que vivirlo”, revivió Vargas el único momento.

Ligados al deporte toda su vida, la pareja ya discutió sobre si Zoé Raquel seguirá los pasos de su padre en la gimnasia, o de su madre, quien practicó el deporte de judo.

La pequeña tendrá a uno de los mejores entrenadores de gimnasia a su lado, pero Vargas prefiere darle apoyo a distancia.

“Soy de los muchos que criticaba a los padres que se meten mucho, que quiere ser más entrenador que el mismo entrenador. Hasta ahí llegará mi barrera. Me tendrá a mí como apoyo, saber por todo lo que pasé y las veces que tuve que levantarme y seguir”, expresó.

La alegría esparcida por Zoé Raquel también llegó a los excompañeros de gimnasia de Vargas, hermanos de muchas batallas en los colchones mundiales, lucíos por convertirse en tíos.

“Ha sido chévere, bien bonito. Es la primera bebé de los ‘Golden Boys’. Incluso hasta `Cano’ (el entrenador José Colón) que es como si fuera mi papá se siente como abuelo. Todos la quieren besar, cargarla, se creen tíos. Yo digo que vengan muchos sobrinos más”, dijo entre risas.

Complacido con lo logrado en su carrera, Vargas se encuentra en la etapa final de su doctorado en `Liderazgo Educativo’ en la Universidad del Turabo en Caguas, donde también trabaja.

Información gracias a  http://www.elnuevodia.com/