La gimnasia entre abrir y cerrar definitivamente

0
5781

La pandemia por coronavirus puso en jaque a las academias y clubes de gimnasia de diferentes partes del mundo.

Foto gracias a @centrogimnasticochile

La cuarentena obligatoria restringió y acotó las posibilidades de trabajar, pero esa es sólo una parte de la actualidad.

En medio de desescaladas o flexibilización de actividades individuales, en muchos lugares del mundo, el rubro de los gimnasios serán los últimos en recibir las autorizaciones para abrir sus puertas.

Con la prioridad para las actividades al aire libre, a pesar de recibir diferentes protocolos para habilitar a los gimnasios, ninguno de los municipios o comunas se animan a dar el primer paso, por miedo de futuros contagios.

Esto lleva a que muchos de los propietarios deban definir cerrar “para siempre”, al no poder costear los sueldos de sus empleados, el pago de los alquileres de las instalaciones y los gastos usuales de impuestos. A eso se le suma que no disponen de ingresos desde hace, por lo menos, dos meses.

Las acciones o medidas que se adoptaron en un principio fueron las de realizar clases virtuales, pero ante la gran propuesta de actividades gratuitas y a causa de que muchos de los socios no pueden afrontar los gastos, la iniciativa no logra compensar el momento.

Además, del cuidado de los implementos y aparatos  “una pequeña gota de agua en medio de un mar de deudas”, según lo que informan algunos dueños de locales.

Por lo pronto, al no haber una fecha exacta para volver a abrir las puertas, tampoco permite poder calcular el esfuerzo que se debe hacer.

Al margen, ¿de qué manera se reactivará la actividad? ¿En qué porcentajes se restaurará todo? Nadie lo sabe, lo que lleva a una mayor incertidumbre al presente de los gimnasios.

Hoy en día, el panorama es más que complicado y no hay claridad en un rubro que lucha por mantenerse vivo.