sábado, marzo 2, 2024

La Gimnasia de Virginia Navarro

Virginia Navarro, quien representó a España en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1984, lleva consigo desde hace 35 años un collar con los aros olímpicos. A sus 17 años, participó en gimnasia artística y alcanzó el noveno puesto por equipos. Sin embargo, tan solo tres años después, se retiró debido a la presión y la disciplina rigurosa de aquel periodo, donde entrenaba hasta ocho horas diarias y se enfrentaba a demandas físicas y alimenticias extremas.

Virginia, ahora entrenadora en el mismo club donde comenzó su travesía deportiva, comparte sus experiencias con las nuevas generaciones. Señala cómo en la década de los 80, las gimnastas debían mantenerse extremadamente delgadas, sometiéndose a dietas poco saludables sin respaldo médico. La falta de apoyo en nutrición, fisioterapia y psicología era evidente, y la compatibilidad entre deporte de élite y estudios resultaba prácticamente imposible.

En la actualidad, Virginia destaca la evolución en la vida deportiva y se esfuerza por transmitir valores a sus alumnas. A pesar de haberse retirado tempranamente, su participación en los Juegos Olímpicos fue reconocida por el Comité Olímpico Español, aunque ella considera que este reconocimiento llegó tarde para quienes no contaron con las facilidades actuales.

La exgimnasta recuerda la presión constante de pesarse hasta tres veces al día, la intensidad de las sesiones de entrenamiento y la ausencia de una vida más allá de la gimnasia. Su retirada prematura, a los 20 años, fue motivada por el agotamiento psicológico y el deseo de explorar una vida fuera de los rigores del entrenamiento constante. Aunque reconoce que hoy día las condiciones son más propicias, Virginia Navarro valora su experiencia como una oportunidad única de representar a España en unos Juegos Olímpicos, una hazaña que considera «a la altura de unos pocos».

LEER NOTA COMPLETA:

Noticias relacionadas

Últimas noticias