EDITORIAL: “Más gimnasia y nada de violencia”

0
226
uyi
juka Rosales [email protected]

Seamos positivos, seamos positivos en este año, muy duro que comienza, algunas cosas nos sorprendieron en este inicio de año, nuestro amigo gimnasta mexicano, problemas en Francia, y algunos otros hechos de violencia en varios países de latinoamérica y del mundo.

Vivimos en una sociedad que cambia constantemente, estamos mas comunicados hoy en día, que hace 20 años atrás, y también somos tan vulnerables. Qué es lo que esta pasando?

Me gustaría soñar que el deporte nos va a tener alejados de tanta violencia, creería que si, pero también ciertos deportes generan violencia y eso no es suficiente, debemos cambiar, pero somos pocos, Cómo se podría hacer algo interesante para erradicar la violencia? De dónde viene la violencia? para dónde va la violencia con el deporte en medio?

Son tantas preguntas, sin respuestas certeras o efectivas, pensaría en seguir filosofando para encontrar una verdad absoluta pero no, es imposible.

Hagamos gimnasia, creo que es la clave de todo lo que podríamos empezar a soñar para lograr ser un hombre y mujer de bien, pero… Porqué gimnasia? Hagamos gimnasia porque para mi es el estado más puro del alma, la gimnasia es para mi el principio y el fin. Gimnasia es lo que nos mueve a diario, es nuestra herencia cultural  en la forma de expresión corporal innata, la gimnasia no es intemporal, la gimnasia es histórica y por ella muchas veces vimos nacer el sol.

La gimnasia es paz, la gimnasia es vida, que nos llega desde las tempranas edades, es muy coactiva, se nos impone y al imponerse nos demuestra el origen y don de vida, nos buscar respetar y ser respetado, nos da la paz interior y nos brinda la paz universal, el mundo se une, sin fronteras ni banderas, llegamos a la meta, somos últimos o primeros pero somos amigos.

Hoy creo es momento de reflexionar, estamos a tiempo, recien empezó el año. Somos nosotros como padres, entrenadores y dirigentes los que tenemos la obligación de buscar entre nuestros gimnastas la paz, empezando en casa y expandiendo esta humildad sin violencia a nivel nacional, a nivel latinoamericano, a nivel mundial.