jueves, febrero 22, 2024

Cambios Urgentes para Salvar el Bienestar de los Gimnastas Británicos

En medio de un oscuro telón de prácticas disciplinarias cuestionables, la Federación Británica de Gimnasia ha revelado cambios dramáticos en su enfoque para proteger el bienestar físico y emocional de los gimnastas. Estas decisiones llegan tras un año de una investigación independiente que destapó un perturbador panorama de maltrato sistemático en el deporte.

La federación, señalada por una búsqueda obsesiva de medallas que, según la abogada Anne Whyte, llevó a «deficiencias graves» en la protección de los atletas, ha implementado medidas drásticas para cambiar la narrativa sombría que rodea a la gimnasia británica.

Uno de los cambios más notorios es la prohibición de que los entrenadores pesen a los gimnastas. Esta práctica, según las nuevas directrices, solo puede llevarse a cabo de manera voluntaria y exclusivamente por médicos o científicos del deporte cualificados. La justificación para este control de peso debe ser clara y respaldada científicamente, marcando un intento de poner fin a la presión indebida sobre los jóvenes atletas.

Además, se restringe la pesada a gimnastas mayores de diez años, y los datos de peso deben combinarse con otras medidas para obtener una perspectiva más completa de la salud del atleta.

Otro giro dramático se centra en las necesidades básicas de los gimnastas. La federación subraya el derecho fundamental de los atletas a tomar agua regularmente durante las sesiones de entrenamiento, un recordatorio impactante después de que el informe anterior revelara casos de niños privados de alimentos y agua como forma de castigo.

Igualmente, se garantiza a los gimnastas el derecho de ir al baño en cualquier momento durante el entrenamiento. Este simple acto, que debería ser una norma básica, se destaca como una respuesta directa a prácticas anteriores que coartaban las necesidades biológicas de los atletas.

En un intento de cambiar el curso de una historia llena de abusos y negligencia, la gimnasia británica se esfuerza por escribir un nuevo capítulo, uno en el que la seguridad y el bienestar de los atletas tomen el centro del escenario. Sin embargo, queda por verse si estos cambios podrán sanar las cicatrices profundas que el maltrato sistemático ha dejado en la comunidad gimnástica británica.

Noticias relacionadas

Últimas noticias