Oyaima Cedré trabajará en el Club Alemán de Concepción (CHI)

(foto: Isidoro Valenzuela M.)

 

Desde Sancti Spíritus, Cuba, directo a San Pedro de La Paz. Un largo viaje que la nueva profesora de gimnasia artística del Club Deportivo AlemánOyaima Cedré (37), espera que sea definitivo para radicarse en Chile.

Su vasta experiencia en la formación de gimnastas y la necesidad de encontrar una especialista en la materia hicieron que la dirigencia de la institución sampedrina pusiera sus ojos en ella. Luego de superar algunos temas administrativos, se trasladó a nuestro país durante octubre, se puso el buzo del Alemán y comenzó de inmediato a trabajar con las niñas y niños del club.

La nueva profesora del CDA comenta cómo se iniciaron las tratativas para traerla a Chile, explica su metodología y proyecto de trabajo y cuenta cuáles son sus expectativas para potenciar la formación de nuevos talentos deportivos.

– ¿Cómo se gesta su llegada al Club Deportivo Alemán?

– Fue un alumno que tuve en Cuba y que hoy está en Bolivia. Él me contó que el CDA estaba buscando profesores para la rama de gimnasia. Me dio el correo y empezaron las gestiones para venir a Concepción. El gerente del club me entrevistó en La Habana y acordamos las condiciones para trabajar con ellos.

– Administrativamente es difícil cambiarse de un país a otro, ¿fue largo el proceso?

– Sí, de muchos trámites. Empezamos en diciembre del 2017 y llegué a Chile en octubre del 2018. Fue un proceso largo, desgastante y de harto papeleo.

– ¿De dónde viene su pasión por la gimnasia?

– Desde muy pequeña comencé a practicar la gimnasia. Entré a la universidad y me licencié en Cultura Física, Deporte y Recreación. En Cuba, el alumno se especializa en la rama que practicó o en la que más le gusta. Una vez titulada, entré a trabajar a la Escuela de Iniciación Deportiva, institución que toma a los mejores deportistas de cada provincia y los forma de excelente manera. Esa escuela fue mi primera experiencia profesional. Luego me casé, me fui a otra provincia y trabajé en un combinado deportivo. Tras eso, partí rumbo a Venezuela a cumplir misión, que es un estímulo para los profesores bien calificados. En Venezuela pude transmitir mi experiencia a profesores y deportistas. Después vino mi maternidad y la incorporación al Combinado Deportivo Julio Hidalgo, en mi provincia, Sancti Spíritus, en el centro de Cuba.

– ¿Cuáles son las principales fortalezas de su trabajo?

– Mi trabajo se basa en la formación de niños en la gimnasia artística deportiva. Es un trabajo global. El método comienza con una selección, porque no todos los niños pueden practicar la gimnasia artística. Como es un deporte muy difícil, evaluamos el somatotipo de los niños, que es algo fundamental y que se realiza con un test para hacer la selección. Luego viene la preparación física. En estos tres meses que llevo en Chile aún no es posible realizar un gran trabajo, pero sí se han visto algunos cambios que esperamos fortalecer poco a poco. No podemos enseñar un buen elemento sin una buena preparación física.

– ¿Con qué nivel de deportistas se encontró en CDA?

– En general, es un buen nivel. Hay niñas que tienen condiciones que me encantan y que deben ser bien trabajadas. Los niños requieren de disciplina y eso es uno de nuestros propósitos, que sepan que la exigencia es alta. Hay que potenciarlos, enseñarles la estructura de los ejercicios y trabajar bien la materia prima con la que contamos en el club. Ahora estamos realizando un test para seleccionar a las que tengan potencial para formar parte del selectivo.

– ¿Cuáles son sus expectativas y proyecciones para 2019 en el Alemán?

– Tengo un plan de trabajo que estamos discutiendo con los profesores para empezar a trabajar. No es algo que verá frutos de aquí a tres meses, porque la gimnasia no es un deporte de plazos cortos. Todos los profesores tenemos que trabajar en unión y con la misma metodología para que los resultados sean parejos y positivos.

Nota gracias a https://www.diarioconcepcion.cl/