Jorge H. Giraldo: ejemplo nacional, ejemplo latinoamericano

Jorge Giraldo COL - (foto; GL)
Jorge Giraldo COL – (foto; GL)

El abrazo y los festejos que su esposa Luz Estela Mejía y su hijo Cristian le tenían preparado para el día del padre tuvieron que aplazarse. Y tendrán que esperar más, porque Jorge Hugo Giraldo, luego de alcanzar cuatro medallas de oro en el Suramericano de gimnasia en Cali, viajó directamente a Cúcuta donde está concentrado con la Selección Colombia que irá a los Juegos Panamericanos de Canadá.

También lo aguardan una Copa Mundo en Europa y el Mundial, todo con la mira puesta en su clasificación a la que sería su cuarta olimpiada, una cifra que pocos atletas colombianos se dan el lujo de alcanzar.

Aunque en la Sultana del Valle contó con la compañía de la mamá, la abuela, los tíos, el hermano y algunas sobrinos, en las tribunas faltaron esos seres por los que lucha sin tregua en los coliseos, que viven orgullosos de sus triunfos y que aprendieron a soportar tantas ausencias en fechas especiales.

Pero al verse montado en el podio celebrando los títulos de las general individual, por equipos, arzones y paralelas, Jorge Hugo sintió que este nuevo sacrificio valió la pena. A sus 35 años ratificó la calidad que le alcanza para vencer a rivales brasileños, argentinos, venezolanos y chilenos.

“Estoy feliz por los resultados que demuestran el buen nivel y que llevamos bien el proceso”, dijo el laureado gimnasta.

En relación con los secretos que tiene para mantenerse en el alto rendimiento, Giraldo señala que son fruto del entrenamiento diario y de toda la vida, y de saberse cuidar. “Además, todavía disfruto lo que hago y de ahí los buenos dividendos”.

La renovación es otro aspecto que resalta, pues en Colombia hay cerca de 15 gimnastas de calidad que siempre disputan cinco cupos en la selección. Y él, con su experiencia, se ha convertido en un guía para todos.

“Con todos he hecho buena amistad, nos complementamos. Mi trayectoria me permite orientarlos, animarlos y ayudarles a pensar en grande. He pasado por todos los procesos y sé que podemos llegar a ser campeones mundiales y olímpicos, el nivel lo tenemos”, dice con convicción el hombre que le sumó cuatro oros a su nutrida colección de medallas y que espera con paciencia el reencuentro con su esposa e hijo.

Mientras tanto, entrena como si fuera un principiante, porque sabe que en la dedicación, la disciplina y el esfuerzo está la clave para mantenerse vigente y convertirse en orgullo de la familia y de todo un país.

http://www.elcolombiano.com/