Noticias

Federico Molinari, un gran gimnasta, un gran entrenador

Gracias a las revista Olé pudimos obtener esta entrevista a un grande de la gimnasia Argentina. Así fue el ascenso de Julián Jato en gimnasia artística, deporte en el que brilla bajo el ala de Federico Molinari. Y el bonaerense de 17 años comparte un año especial con su entrenador, el 2012: cuando alcanzó la final olímpica en Londres, él cosechó su primer logro a nivel internacional al ser campeón sudamericano. Ese fue el inicio de una racha dorada: repitió el título en 2013, en la categoría infantil, y en 2016 y hace un mes, como local, en juveniles. Fue en Mar del Plata (del 18 al 24/9), donde se colgó el oro en all-around individual y la plata en all-around por equipos, además de dos oros, una plata y un bronce en la final por aparatos. A esa lista se suma el título al que más valor le otorga: en barras paralelas (su mejor disciplina) en el Panamericano 2016, en el que se midió con atletas de todo el continente, incluidos los de potencias como Estados Unidos o Canadá.

Pero las medallas son tantas que la lista se queda corta, como puede dar fe Julián. “La verdad que no las tengo contadas, pero por suerte son muchas”, asegura en charla con Olé quien tendrá un gran desafío en 2018, aunque no serán los Juegos de la Juventud de Buenos Aires porque pasará a competir entre los mayores.

-¿De qué manera te llevás con las expectativas? ¿Te influye en algo ser la promesa argentina?

-El hecho de que me pongan ese título no me supone ninguna carga o presión, todo lo contrario. Me pone muy contento que tengan confianza en lo que estamos trabajando y que se vea el resultado de todo el esfuerzo que estamos haciendo. No me influye, trato de usarlo para un bien y que me ayude a seguir progresando.

-¿En qué disciplina te sentís más cómodo?

-Este año fue en suelo, arzones y anillas. Generalmente en esas es en las que más cómodo me siento, pero quizá no son en las que más me destaco, que es barras paralelas. Es mi mejor disciplina, pero al hacerla hay veces que estoy más inseguro a comparación de las otras.

-¿Qué significa para vos que Federico Molinari sea tu entrenador?

-Es un orgullo enorme, siempre lo digo. Para mí es uno de los máximos representantes de la gimnasia argentina en este momento, y que sea mi entrenador y me esté acompañando en mi carrera me pone muy contento.

-¿Cómo es su relación?

-Tenemos una relación muy buena, porque prácticamente pasamos todo el día juntos y me entreno con él de lunes a sábado. Pasamos juntos cuatro, cinco y hasta seis horas por día, así que ya es como de mi familia. Siempre me ayuda mucho a la hora de los entrenamientos y de las competencias, con la experiencia que él tiene me sirve para no ponerme nervioso o concentrarme en la competencia. Me ayuda en todos los aspectos de la vida llevados a cabo en el deporte.

-Muchas veces te elogió, ¿cómo lo tomás?

-Las veces que me elogió o me nombre me gusta y me pone contento. Me hace saber que realmente le gusta el trabajo que estoy haciendo, cómo me estoy entrenando y cómo estoy consiguiendo mis resultados.

-¿Qué metas te planteás?

-Mi objetivo máximo sería llegar a un Juego Olímpico, como cualquier deportista. El más cercano es Tokio y los torneos clasificatorios ya empiezan el año que viene, que paso a la categoría mayor. Ya empiezo a tener torneos a nivel mundial, en los que me puedo medir con más países y potencias para ver realmente dónde estoy parado. Así voy a poder plantear el camino.

 

Gracias a https://www.ole.com.ar

To Top