Mundo

Cómo ruducir lesiones?

AP

 

El deporte de la gimnasia artística ha visto algunos cambios significativos en los últimos ciclos, y muestra pocas señales de desaceleración. El más obvio, por supuesto, es el cambio en la estructura general del código de puntos del sistema actual de ‘final abierto’, lo que significa que los atletas ahora tendrán el mayor nivel de dificultad posible en sus rutinas.

El segundo cambio cambiante es el del equipo. Si bien las especificaciones generales del equipo se han mantenido casi sin cambios, la tecnología detrás de él se ha disparado. Las superficies del piso en competencia son las más avanzadas y elásticas que se hayan usado en eventos artísticos, y lo mismo puede decirse de el aparato de Salto

Estas superficies más elásticas proporcionan una oportunidad aún mayor para realizar elementos de mayor dificultad, y abren nuevas vías para los atletas que antes no podían realizarlos en el piso menos elástico.

El tercer cambio que hemos visto es el aumento gradual de la edad promedio de un competidor internacional. Ahora es muy común ver a atletas entre los veintitantos y los últimos años competir en los eventos artísticos de la mujer en las principales competiciones internacionales, y les está yendo muy bien. (¡Algunos equipos están formados por atletas de veintitantos años!)

Esto puede ser una gran cosa para el deporte, ya que nos alejamos de los estereotipos sobre la edad, la maduración, el físico y el estilo de cómo debería ser el gimnasta, y avanzamos hacia una oferta de participación inclusiva y variada.

Suena bien ¿no?

A pesar de todos estos beneficios para el deporte, cuando se combinan, podemos crear una receta para el desastre para nuestros atletas.

Mayor dificultad + superficies con fuerzas más altas + atletas mayores = MAYOR RIESGO DE LESIÓN, particularmente a aquellos que no son físicamente robustos.

A medida que el deporte evoluciona, también debemos nosotros como entrenadores …

A través de las mejores prácticas, podemos disminuir significativamente el riesgo de lesiones, y realmente creo que un porcentaje significativo de las lesiones encontradas en la gimnasia se pueden prevenir, y no deben aceptarse como “parte del deporte”.

De hecho, es nuestro rol como coach garantizar que nuestros atletas sean devueltos mejor de lo que los recibimos.

Aquí hay algunos consejos fáciles de aplicar para prevenir lesiones dentro de su club:

  1. Tener un programa equilibrado. Es bien sabido que se nos anima a tener una “dieta balanceada” para nuestras necesidades nutricionales, y la preparación física se debe considerar exactamente de la misma manera. En lugar de depender exclusivamente de la “preparación específica de gimnasia” debemos mirar a otras áreas de importancia tales como la fuerza específica, el poder y el entrenamiento de ‘prehabitación’. La preparación física debe “llenar los vacíos” que la capacitación técnica no cubre. Una gran cantidad de preparación de gimnasia tradicional es simplemente replicar lo que la gimnasta está realizando a través de sus habilidades técnicas, en lugar de ofrecerles algo diferente para garantizar un nivel más holístico de preparación.
  2. Ser proactivo. Si no tiene tiempo para prevenir lesiones, tiene que aceptar hacer tiempo para la lesión cuando se trata. Hay muchas ‘banderas rojas’ que pueden detectarse a una edad temprana, algunas de las cuales están casi garantizadas con atletas jóvenes, que incluyen (pero no se limitan a) mecánica de aterrizaje deficiente y control de cadera / rodilla / tobillo, hiperextensión de los codos o rodillas y flexores apretados de la cadera, combinados con una inclinación pélvica anterior (APT). Al trabajar de manera proactiva en estas alertas rojas, se está asegurando que su atleta tiene una mayor probabilidad de no verse afectado por ellas, lo que no solo disminuirá el riesgo de lesiones. pero también ayuda a optimizar el rendimiento técnico también….
  3. Lo que se mide se domina. Es fundamental contar con herramientas y ejercicios de detección simples para identificar las señales de alarma, los movimientos físicos clave y monitorear el progreso. Aumentarán tus posibilidades de detectar cualquier deficiencia física que más tarde pueda presentarte un desafío. Hacer esto solo una vez cada pocos meses ayudará a identificar las brechas y el progreso, lo que a su vez lo ayudará a construir un programa apropiado para el individuo.
  4. Obtener el equilibrio correcto. Es importante obtener el equilibrio correcto entre las habilidades físicas y técnicas. Como regla de oro, sus atletas necesitan tener un mayor grado de habilidad física de la que tienen técnicamente. Si este equilibrio se inclina hacia el otro lado, hay un aumento en el riesgo de lesiones. Aconsejo pasar del 25 al 33% del tiempo de entrenamiento en actividades de preparación física, que deben desarrollar suficiente competencia física para realizar la carga de trabajo relevante y la complejidad del trabajo técnico que se está realizando.
  5. Enseñe una buena técnica. Parece obvio, pero una buena técnica no solo es excelente para el rendimiento técnico, también reduce drásticamente el riesgo de lesiones. Una buena técnica disipa mejor la energía a través del cuerpo, evitando los “puntos calientes” como la “bisagra” de la parte inferior de la espalda cuando se arquea hacia atrás o el colapso de las rodillas al aterrizar. Mala técnica de despegue, torsión y golpes son una causa común de lesiones causadas por la repetición.
  6. Permitir la recuperación. Puede parecer difícil encontrar tiempos para que los atletas se recuperen cuando entrenan de 5 a 6 veces a la semana y más de 25 a 30 horas, pero si se toma en serio la salud y el rendimiento de los atletas, reconocerán que la recuperación es clave. ¡La recuperación no solo significa un día libre! Puede significar entrenamiento a menor intensidad, trabajo de tejido blando como masaje y espuma rodante, comer los alimentos correctos y dormir lo suficiente. Incluso puede significar entrenamiento a un nivel estándar de intensidad pero evitando grupos musculares y movimientos que se han entrenado mucho recientemente. La recuperación es esencial para rejuvenecer y reparar el cuerpo a partir del costo que el entrenamiento de alto rendimiento tiene en el cuerpo. Ignora a tu propio riesgo.
  7. Tener una auditoría de lesiones. Vinculación al punto número 3 (lo que se mide se domina) Recomiendo a todos mis clientes que realicen una auditoría detallada de las lesiones actuales y anteriores. Esto va más allá de llenar un formulario de accidente / incidente y colocarlo en un cajón que acumula polvo. Una auditoría recopila datos sobre el tipo de lesión, parte del cuerpo, síntomas, época del año, cuánto entrenamiento hace el atleta, etc. Se usa para identificar patrones y también para generar alarma que puede ser útil para posibles intervenciones. Por ejemplo, si el 75% de sus lesiones están relacionadas con el tobillo y la rodilla, es evidente que hay una gran oportunidad para garantizar que se dedique más tiempo de forma proactiva al fortalecimiento de estas áreas.
  8. Escucha a tus atletas. Cuando los atletas te estén diciendo (o muestren signos) de una lesión, escúchalos. Entendemos que algunas molestias pueden estallar a través del crecimiento y los dolores asociados, etc., pero una buena comunicación con su atleta es esencial para que pueda administrar mejor la carga y el volumen, además de construir una excelente relación de atleta y entrenador para el futuro.

Entonces hay algunos consejos rápidos para ti. Tenga práctica común de sentido común y recuerde su rol como entrenador: devolver a los atletas mejor de lo que comenzaron.

“No son las montañas que te agotan, es el guijarro en tu zapato”

No solo asocie las lesiones con ‘la forma en que se desarrolla el deporte’. Sea mejor que eso, y trabaje sin descanso para reducir las lesiones y los accidentes tanto como sea posible.

Esta publicación es gracias a Nick Ruddock el cual puede seguir en su blog con muchos temas interesantes

https://blog.nickruddock.com

To Top