España

Carolina Rodriguez se retira de la gimnasia

Tras unos Juegos Olímpicos en los que ha superado sus expectativas previas, la gimnasta Carolina Rodríguez ha confirmado lo que era un secreto a voces: se retira de la gimnasia rítmica de alta competición. Aunque ahora mismo solo piensa en descansar un poco y disfrutar del momento, no cree que vaya a seguir, “no por falta de ganas, porque estoy en un momento ascendente, me gustaría continuar, pero mi cuerpo me está pidiendo que me lo tome con tranquilidad”.

Carol, como se la conoce en el circuito, acudió a Río 2016 con 30 años, la gimnasta más veterana en participar en unos Juegos en su modalidad. Y allí, en Brasil, ha sacado lo mejor de sí misma, clasificándose para la final del ejercicio individual, en la que quedó 8ª y consiguió un diploma olímpico que ha prometido presentar en León en cuanto lo tenga en sus manos. Otro más para la vitrina personal, pues es su segundo diploma tras el conseguido en el ejercicio de conjunto en Atenas 2004.

Carol posa con Vinicius, la mascota olímpica de los Juegos de Río 2016

Ahora tiene por delante un período de descanso tras mucho tiempo entrenando para los Juegos Olímpicos, una preparación que “no es de 4 años, es de toda una vida”, en el cual solo se plantea disfrutar del momento. Especialmente difíciles fueron las dos semanas antes de Río, en las cuales se sintió muy presionada, pero una vez allí se concentró en los juegos y olvidó el resto.

Más adelante ya pensará en qué hacer, con tranquilidad, pero teniendo en cuenta que con esa edad el peligro de las lesiones en una gimnasta de alto nivel es mayor, debido al desgaste de su cuerpo. Eso no quiere decir que se vaya a desligar de la gimnasia rítmica, a la cual seguirá vinculada, ya sea como entrenadora, jueza o cualquier otro puesto. También tiene previsto retomar sus estudios de psicología, pero necesita tiempo para encontrar su sitio”.

Preguntada por cual es su secreto para alcanzar esta edad compitiendo al máximo nivel, admite que pese a que “al competir me siento igual de ágil que con 17”, en los entrenamientos no es lo mismo. Por eso es necesario tener pasión por lo que haces y buscar un objetivo claro.

También ha querido agradecer el apoyo que recibe en León y en los medios leoneses, que siempre han estado ahí, a Drasanvi, que ha sido su patrocinador en los últimos años, y a un público brasileño del cual recibió un cariño que no se esperaba. Además, en su experiencia personal, se ha transmitido una imagen de los juegos que no se corresponde con la realidad, porque la organización para los atletas y en su caso ha sido espectacular.

Tras más de 15 años compitiendo al máximo nivel, es hora de dejar paso a las nuevas generaciones de gimnastas que, afortunadamente, tienen unas instalaciones de nivel (el Centro de Alto Rendimiento) y no tienen que buscar iglesias u otros sitios extraños en los cuales Carol tuvo que entrenar. Siendo como es un referente, “una gran responsabilidad y un orgullo”, ha querido desearle suerte a la promesa leonesa de la gimnasia, Sara Llana (19 años), a la que ha regalado una camiseta de Río 2016 con su nombre y le ha deseado suerte, para que “en 4 años pueda pelear por ir a Tokio 2020”. Parece ser que pese a la retirada de Carolina en León hay gimnasia rítmica para rato.

To Top