Noticias

Bibiana Vélez entre Argentina y Colombia

Bibiana Vélez, en plena actividad en los últimos Panamericanos. Con su esposo y una de sus alumnas. FOTO archivo / AFP

Bibiana Vélez, en plena actividad en los últimos Panamericanos. Con su esposo y una de sus alumnas. FOTO archivo / AFP

El deporte y el amor tienen hoy en día a Bibiana Vélez, gimnasta colombianaen Argentina. En San Nicolás, un pueblo de la provincia de Santa Fe, la antioqueña no solo realiza su preparación física, sino que trabaja con su esposo en un gimnasio propio.
Hace dos años se casó con el entrenador Eugenio Coffey, consciente del giro que daría su vida y que implicaba dejar su familia, los profesores de la Liga de Antioquia y sus compañeros de luchas con los que creció y forjó un nombre en la gimnasia.
“Aquí me he sentido muy bien, diferente, porque es una ciudad más pequeña que Medellín. Estoy cómoda, la gente es amable. Mi esposo tiene una gran familia que me acogió y eso ha hecho que me adapte; cada día me siento mejor”, dice Bibiana, que en este momento reflexiona sobre su futuro deportivo.
Y es que a sus 32 años ve cerca el final de su carrera como atleta de alto rendimiento y máxime cuando Colombia no alcanzó casillas para los Juegos Olímpicos en el pasado Mundial (la única que podría ir es Ginna Escobar que se metió como reserva). Ese era su objetivo principal en 2016.
Además, en su deseo de solidificar el vínculo matrimonial ya piensa en tener hijos, aunque asegura que no ha tomado la decisión final en relación con su deporte.
Por ahora disfruta cada momento. En el gimnasio trabajan con un grupo de iniciación y también ofrecen servicio a los adultos. Entre los alumnos hay chicas de proyección a las que intentan llevar a la Selección de Argentina.
Independiente de su determinación, Bibiana seguirá vinculada a la especialidad que practica desde hace más de dos décadas. De hecho, ya realiza labores como entrenadora en la que plasma su experiencia y entre sus planes está realizar una especialización en Administración Deportiva para tener más conocimientos en el manejo de la empresa familiar. “Nos toca cumplir los dos roles, es el negocio, estar pendientes de todos los detalles”.
Siempre con Colombia
Desde que llegó a Argentina ha seguido la disciplina de entrenar y trabajar. “Esto es lo que me apasiona, soy feliz en el gimnasio”, añade esta paisa que nunca se ha desvinculado de Colombia.
Cuando se asentó en ese país algunos entrenadores le sugirieron competir por Argentina, pero nunca contempló esa opción. “Aquí vine por Eugenio, no por cambiar de representación”.
Desde allá mantuvo contacto permanente con el técnico Diego Medina, que en coordinación con su esposo le permitieron conseguir el título en los Suramericanos de Chile y la medalla de bronce en los Centroamericanos y del Caribe de México-2014 en asimétricas.
En sus inicios, ni en su mejor momento, a Bibiana se le ocurrió ir a otro país a continuar su carrera. Cuando lo hizo fue por un tema sentimental y cuenta que actuó “con el corazón y sin quedar mal con nadie”. De hecho conservó las buenas relaciones con la Liga de Antioquia y la Federación.
Esto no significa que esté en desacuerdo con sus colegas que emigran en busca de oportunidades, “si eso les genera bienestar para la obtención de sus metas y sueños, independiente de la edad que tengan”.
Eso sí, reitera que es importante ser agradecido con las personas que estuvieron y están detrás de una carrera que significa muchos años de entrenamiento.
“En mi caso, Diego Medina hizo en mí una campeona y me llevó a conseguir los más altos logros”, sentencia la chica que, gracias a la gimnasia y el amor, aterrizó en Argentina.

http://www.elcolombiano.com/

To Top