Sudamerica

Arman le dio un salto de calidad a la gimnasia en Uruguay

 

Oriundo de Armenia y tras viajar por Rusia, Chile y Brasil, en 1999 llegó a Olimpia para desarrollar un programa que revolucionó la gimnasia en el país y permitió transformar el rumbo de ese deporte; actualmente el club es la cuna de la gimnasia en Uruguay.

Tenía 21 años cuando partió de su Armenia natal en busca de su futuro en el mundo de la gimnasia. Estuvo un mes en Moscú (Rusia), dos semanas en La Serena (Chile), seis meses en Porto Alegre (Brasil), cuando se contactó con dirigentes de Olimpia para desarrollar un ambicioso proyecto que permitiera comenzar a transformar este deporte en Uruguay. El 11 de setiembre de 1999 llegó para dirigir la gimnasia en el club, desde entonces la institución se transformó en su segunda casa y Olimpia en cuna de los mejores representantes uruguayos.
“Ya pasaron 18 años en los que viví grandes momentos, experiencias inolvidables, con las que fuimos creciendo y construyendo una nueva estructura en la gimnasia en el club”, explicó Arman Mkrtchyan sobre la forma en que transcurrió todo desde el ya lejano 1999.
El entrenador de la gimnasia femenina de Olimpia cumplirá 42 años, actualmente vive en el Centro, pero confiesa que le gusta más Colón.
“En el club tenemos un plantel de 70 gimnastas varones y mujeres que están comprendidos desde los 5 años a los 19 años. El nivel es muy variado. Entrenaban todos los días en doble horario, cuando aprovechamos las vacaciones. Ahora que comenzaron los estudios, una vez al día”, comenta.
“Trabajo con las gimnastas dónde puedan llegar, porque cada uno tiene sus objetivos de acuerdo a sus condiciones naturales y a las aspiraciones que se plantea. Se hace una prueba de ingreso a cada uno de los nuevos alumnos, descubrimos sus fortalezas y allí definimos hacia dónde apuntar”, agregó.
Arman explica que Olimpia tiene los mejores gimnastas de Uruguay y destaca el aporte de Víctor Rostango y Christian Meneses entre los varones y Victoria Rodríguez en las mujeres, como referencia en el presente y proyección a futuro y como ejemplo para las nuevas generaciones. “Hay que aprovecharlos”, subraya el entrenador.

Aquellos comienzos
El entrenador de gimnasia de Olimpia, referencia ineludible en esta disciplina en Uruguay por su recorrido y experiencia internacional, dijo que cuando en 1999 llegó a Uruguay “no había muchos materiales para trabajar y los gimnasios estaban mal armados. La infraestructura era muy pobre. Empezamos lentamente a mejorar los aparatos en Olimpia, a tener variedad, y en pocos años el club se transformó en el mejor equipo en mujeres y el único que entrenaba con varones. De a poco comenzamos a subir el nivel de toda la competencia local y se fueron sumando nuevos proyectos deportivos de gimnasia”.
Recuerda que hace 18 años empezó trabajando con 34 niñas, “pero cuando comenzamos a entrenar fuerte nos quedamos con 24. Aflojé un poco porque en ese momento no se podía entrenar con tantas exigencias en Uruguay”, rememora.
“El problema de las nuevas generaciones es que con poquito quieren lograr mucho. Quieren todo rápido y sin transpirar, y no es así. El mensaje que les digo es que deben reflexionar: si uno quiere lograr buenos objetivos debe poner todo y sacrificar muchas cosas. No es fácil, pero si uno quiere lo puede conseguir”, explicó.

La diferencia entre Uruguay y Rusia
Consultado acerca de la forma en que entrenaba en Rusia, dijo: “El gimnasta ruso es diferente. Cuando ellos entran al gimnasio saben con qué se van a encontrar. Los padres apoyan eso y saben hasta dónde quieren ir. Tienen muchos ejemplos entrenando al lado y apuesta a superarse para lograr el nivel que tienen los mejores. Aquí tienen que mirar en Internet para ver ejemplos. También es cierto que compitiendo en el exterior, como lo estamos haciendo con un gran esfuerzo del club y de los deportistas y sus familias en la actualidad, encuentran espejos en los que mirarse”.
Para el entrenador armenio, es muy importante la apuesta que hace el club, porque “en Olimpia vamos a entrenar al exterior siempre que podemos. Recientemente estuvimos en Colombia, donde viajamos a Medellín con siete gimnastas del club realizando una buena experiencia”, comentó.

En busca de la pedana
Uno de los grandes objetivos que tiene por delante Olimpia y el entrenador de gimnasia es instalar la pedana. ¿Qué es la pedana? La estructura de 13 metros por 13 metros en la que los gimnastas realizan sus entrenamientos y trabajos a diario.
En Uruguay existen dos pedanas, explicó el entrenador, una en Canelones, que es propiedad de la Federación, y la otra en Maldonado. “Ellos tienen todo armado, pero tienen el respaldo municipal, porque son las intendencias las que financias esas apuestas. A nivel de clubes el que está mejor organizado, sin dudas, es Olimpia, que realiza una gran apuesta”, subrayó.
La idea de Olimpia es tener un lugar exclusivo para la gimnasia para no tener que armar y desarmar la infraestructura cada día, agregó Arman.
En el Gimnasio E “Roberto Lovera” es donde está instalada toda la infraestructura de gimnasia, una parte fija y otra que se arma y desarma cada día para que en la tarde y noche ese espacio pueda ser utilizado por otras disciplinas.
Sobre el futuro dijo que este año los gimnastas de Olimpia, en representación de Uruguay, tienen por delante el Sudamericano, que forma parte de la escalera que deben subir para llegar a los Juegos Olímpicos. “Si clasifican irán a los Panamericanos y si siguen avanzando, a Tokio 2020. Es importante ponerse ese objetivo”, dijo.

Sus comienzos en Armenia
Aram recordó que en su etapa como gimnasta compitió en Unión Soviética. “El objetivo era ingresar a la selección de la URSS por Armenia. Éramos representantes de 15 países que buscábamos ingresar en esa selección, pero no pudimos. Éramos muchos gimnastas, entrené muy duro, pero no llegué”, recuerda.
De todas formas, destaca el hecho de haber realizado un gran entrenamiento para intentar consolidarse como gimnasta de elite.

 

informe gracias a: www.clubatleticoolimpia.org

To Top