España

Ana Perez “Sacrifico mi adolescencia por hacer lo que me gusta”

perezEspaña.- El esfuerzo personal de un deportista no está ligado siempre a su reconocimiento, seguramente en casi ninguna de las amplias posibilidades que se pueda llegar a pensar con esa palabra. Eso bien lo sabe Ana Pérez, una joven gimnasta sevillana que a sus 16 años renunció a parte de su adolescencia por una pasión. Se fue a Madrid hace casi un año para formar parte de la concentración de la selección nacional de gimnasia artística en la Residencia Blume y, poco a poco, con mucho trabajo, “los resultados van haciendo que tanto sacrificio merezca la pena”. Ser la primera gimnasta hispalense en un Mundial absoluto fue el primer premio y un paso necesario para hacer realidad el gran sueño: Río 2016.

-¿Se ha acostumbrado a su vida en Madrid?

-Después de casi un año ya se me ha hecho el cuerpo a ese cambio de vida, pero hay días que aún lo lleva mal. Me costó muchísimo adaptarme. Llegaba de entrenarme sólo tres horas por las tardes y pasé a hacerlo el doble de tiempo, sin mi familia cerca, a otro ritmo… Me costó mucho.

-¿Vale la pena tanto esfuerzo?

-Cuando ves que las cosas van saliendo y obtienes pequeñas recompensas te das cuentas que el esfuerzo sí ha valido la pena. He ido a un Europeo y al Mundial, así que eso me anima a seguir trabajando aunque a veces crea que esto sea una locura.

-¿Qué ha sacrificado por este sueño?

-Mi adolescencia. No hago las cosas propias de las chicas de mi edad. Los fines de semana no salgo con amigas ni me voy de fiesta, yo me quedo entrenando. Hago lo que me gusta, pero estoy sacrificando mucho.

-¿Cómo es su día a día?

-Me levanto a las 07:30 y voy al colegio -cursa segundo de bachillerato- de 08:00 a 10:40. De 11:00 a 14:00 tengo entrenamiento; Hasta las 15:00 me dan un pequeño descanso para comer y de 15:00 a 17:15 sigo con las clases. Después, de 17:30 a 21:00, vuelta a los entrenamientos. Los sábados doblamos los entrenamientos y el domingo, que tengo libre, aprovecho para estudiar.

-¿Si algún día tiene una hija le apoyaría si quiere hacer gimnasia como usted?

-Si le gusta y es lo que quiere, por supuesto. Es duro, pero también muy bonito.

-Usted es deportista de alto rendimiento con 17 años. ¿La gimnasia artística no lleva al límite a chicas demasiado jóvenes?

-Es un deporte en el que hacen falta unas condiciones físicas muy especiales en cuanto a flexibilidad. La carrera de una gimnasta, en mujeres, es muy corta y hay que aprovecharla.

-¿Cuál es su compañera de mayor edad?

-Tiene 19 años, pero ahora está lesionada. La mayoría son de mi edad. No hay gente muy mayor.

-¿Por qué el deporte femenino, en general, tiene que hacer mucho ruido para ser reconocido?

-En gimnasia casi no cuentan ni las medallas. El baloncesto o el balonmano femenino tampoco tienen mucha repercusión, pero cuando juegan una gran competición o ganan algo sí tienen su momento de gloria. En gimnasia sale la rítmica, como mucho. No sé por qué se apoya más a esta disciplina. A la artística la están dejando de lado, cuando es más sacrificada.

-¿Faltan apoyos?

-Sí, muchos. Da rabia porque es un deporte minoritario, pero bonito, y debería darse más a conocer a la gimnasia en general, tanto la artística como la rítmica, como por ejemplo al fútbol. Lo siento, pero darle a una pelota tampoco es muy interesante y se le da mucha más difusión al fútbol que a la gimnasia, cuando este deporte es mucho más sacrificado y no se gana dinero. Con esto yo no me voy a ganar la vida”.

-¿Cómo empezó en la gimnasia?

-Con seis años. Vi a mi hermano practicarla y quise hacer lo mismo.

-¿Se le llega a perder el miedo a las caídas?

-Ese riesgo siempre está ahí y es bueno recordarlo. Si te confías llegan los fallos.

-Tras el Mundial de China, ¿cuál es el próximo objetivo?

-Meternos entre los ocho primeros en Glasgow y lograr así plaza directa para los Juegos de Río y, si no, quedar entre el noveno puesto y el decimosexto.

-¿Es posible?

-En China, con equipo nuevo y joven, acabamos en decimoquinta posición cometiendo varios fallos, pero si en 2015 competimos bien, tenemos posibilidades.

www.diariodesevilla.e

To Top